No caminamos sobre espumas,
somos hombres y mujeres que amamos lo que hacemos,
ese es nuestro horizonte.
Nos motivan afanes muy humanos,
gozamos con la satisfacción de nuestros amigos lectores,
seguidores de los eventos que promovemos.
Centro C ultural "ReZistencia"
En el corazón de nuestro pueblo.
Categoría : Cursos y Talleres
Jueves, 19 de Enero de 2021

SE TE EXTRAÑA AMIGO

Desde el confinamiento no veía a mi amigo Carlos Martrangrunaka, ni por las redes sociales, y hoy se me ocurrió ir por él, para mi mala suerte en su casa no recibe a nadie, está con temor de ser encontrado por el COVID-19, no sale aunque le digan que ya estamos con el efecto “rebaño” y que el virus sabe a quién ataca, que él no está en la lista para ser contagiado y que la afluencia de turistas es cada día más numerosa en Lamas, no cree en ningún dato que provenga de fuentes que no son confiables para él, prefiere guardarse, toma sus precauciones y hasta para conversar con la familia utiliza su barbijo. Me confesó que está pasando por una crisis de depresión desde el fallecimiento de su querida esposa, a quien hasta la fecha no la concibe desaparecida; la extraña tanto que todos los días y a cada momento cree encontrarla: en la cocina, en la lavandería, en la huerta, en la habitación donde compartieron su vida desde que se juraron amor eterno. Sabe que es un espejismo, pero aun cuando es consciente que ella no regresará, no se resigna el haberla perdido, el no verla, el no sentir su calor en las noches frescas de su ciudad, no escuchar sus pasos apresurados para cumplir con sus deberes de esposa abnegada, le angustia; pues ella siempre ha estado atenta a las necesidades de Carlos y de sus hijos, además a sus labores como maestra de Educación Básica Regular. Mi amigo está triste y para colmo des su tristeza, a su edad, se ha convertido en su propio lavandero, cocinero, limpiador de casa, tendedor de cama, barrendero, deberes domésticos que en toda su vida no ha cumplido; así que, ahí tiene un proceso de aprendizaje para ratos. A mí solo me toca decirle: nunca es tarde para aprender, es lo que te toca, así que a pechar la situación y adelante que mientras haya aire y sigamos respirándolo, seguiremos vivos, amigo. Nos despedimos amenazando volvernos a hablar, claro está, por celulares o por los medios virtuales, a los que también se niega utilizarlos y nosotros seguimos a la espera del siguiente número de su revista “Sin lectura, no hay cultura”
(Dahpne Viena Oliveira)